Un regalo que tarde o temprano deberiamos hacer

pieza-scooter.com foto 5

Los años van pasando cada día más deprisa y cuando te das cuenta ese pequeño bebé al que acunabas sin descanso y que tantas noches te tuvo sin dormir se ha hecho mayor y nada puedes hacer para remediarlo. Han sido muchos los cumpleaños que hemos celebrado y muchos los regalos que ha recibido a lo largo de todos estos años y estábamos porque llegara el momento en el que por fin cumpliera los dieciséis años y nos pidiera una scooter, un momento que hemos temido mucho y que por fin para su agrado ha llegado. Claro hemos ido a verlas nuevas y la verdad que los precios se disparan, y si pensamos incluso en vuelta al cole nos damos cuenta que ni por asomo vamos a poder hacer  frente a los gastos de la scooter, de los uniformes  de los pequeños y demás gastos que se ponen en un gran pico. Pensábamos en serio que el regalo debía ser descartado hasta que nos hablaron de la opción de comprarla de segunda mano.

En principio no es una idea que me gustara mucho, solo de pensar que al estar usada estaría defectuosa me ponía la piel de gallina, por supuesto mi marido lo vio como una ida absurda él piensa que hay muchos vehículos de segunda mano que funcionan a la perfección y que merece la pena comprarlos. La verdad que tuvimos suerte dimos con un señor que estaba a punto de jubilarse y aseguraba que no la iba a necesitar más, la verdad sea dicha que la scooter estaba en perfecto estado, tan solo tenía una pieza rota y un retrovisor que se debía cambiar, el mecánico que la vio nos dijo que era una buena compra y que no lo pensáramos dos veces y que esas piezas en un desguace de scooter eran muy fáciles de encontrar y a la vez muy baratas. Así que no lo pensamos le arreglamos lo que estaba roto y la envolvimos para regalo, además de mis miedos creo que jamás olvidare la cara de felicidad que ese día nuestro hijo nos regaló, no podía ser más feliz e incluso me dio una vuelta. Por supuesto el miedo a que se pueda caer o pueda tener un accidente siempre está latente, pero es mayor y sin duda se la merece, por lo que le deseo que la disfrute mucho.