Solo lo mejor de lo mejor

telefonosdesguacescom

¿Cuántas veces ha necesitado un número de teléfono y no lo has encontrado en ese cajón que tenemos todos en casa en el que se mete todo?
Sin ir más lejos esta mañana me he puesto a buscar un telefono desguaces porque se me ha roto un elevalunas del coche y me ha dicho mi padre que en el desguace lo voy a comprar más barato. Pues sabía que el teléfono estaba apuntado en un papel amarillo, pero al abrir el cajón en el que todos guardamos todo, me ha resultado imposible encontrarlo, así que he recurrido a internet y lo que en principio me ha ocupado diez minutos, con la ayuda del ratón me ha llevado treinta segundos. Ahora sí, he encontrado el cortaúñas que no encontraba y dos euros en monedas de veinte céntimos en el bendito cajón.

En realidad ha sido muy fácil porque tras poner en el navegador teléfonos de desguaces me ha aparecido una guía con todos los desguaces ordenados por zonas por lo que no me ha costado nada encontrar el más cercano a mi casa, la verdad es que así da gusto buscar cosas en internet, vas al grano desde el principio y así no malgastas ni un minuto.

Mañana visitaré el desguace para comprar la pieza del elevalunas que al parecer es un motor colocado en la puerta del coche, a ver si con un poco de suerte puedo encontrar a alguien que me lo deje puesto en el momento y así me evito tener que ir al taller mecánico a que me lo sustituyan. Hay que ver cómo nos ha cambiado la vida, antes nos apuntábamos los teléfonos  que nos interesaban hasta en los brazos, conocías a un chico y para que te diera su número y poder recordarlo lo apuntábamos en una servilleta o en cualquier superficie susceptible de ser escrita. Ahora sacamos el teléfono y en ese instante nos hacemos amigos en las redes sociales y ya tenemos la primera cita, sin duda unos adelantos que no apreciamos lo suficiente, ya que nos facilitan muchas circunstancias de la vida. Vamos con los tiempos que corren, ya los niños desde muy pequeños aprenden a utilizar teléfonos inteligentes y tabletas y da gusto ver a los abuelos navegando por internet para ver el resultado del futbol o para saber si mañana lloverá o saldrá el sol.